Si estás ocios@, al final de esta página puedes entretenerte con los rinconcitos que a mí me entre-tienen encandilada


21 febrero 2007

Hace 12 años...





... ahora...



¡¡¡Cuánto ha crecido!!!

Ha sido en un soplo, visto y no visto.

Todo empezó al final de una primavera y han sido no sé cuantos veranos, y otoños e inviernos... tantas caricias, amores, despertares juntos, cuentos en la cama, canciones susurradas en sus orejitas, abrazos, besos y arrumacos...

Tantos caídas de bicicleta, de dientes, de la cama, en el parque, en el campo de fútbol...

Cuando nació y le vi, pensé que nunca amaría a nadie tanto como a él, lo que sentí al abrazarle fue... no os lo puedo contar, hay que inventar las palabras, no existen adjetivos...

Cada día cuando se va a la cama le digo "hoy te quiero el día que más de mi vida", y sin saberlo, cada día le miento, porque al día siguiente le quiero más y no sé ni cómo puede ser.

Y hoy miro sus zapatillas y son como las mías; las mías como las suyas:

¡¡¡Calzamos el mismo número de pie!!!

La próxima lluvia se llevará su niñez y su adolescencia asomará con luz, como el sol.

Espero saber estar allí, a su lado, como hasta ahora, comprendiéndole y animándole y amándole.


(Ahora me voy al gimnasio y tengo una gran variedad de zapatillas para ponerme... ¡aysss!)

14 febrero 2007

Te quiero



¿Te he dicho alguna vez que te quiero...?

Pues te quiero.
Y no desde hace unos días; ni siquiera desde hace unos meses. Realmente te quiero desde hace mucho tiempo. Desde que naciste en mi imaginación, desde que eres mi sueño, desde que pensé que serías la caricia que rozaría mi cuerpo.

Pienso en ti y me siento bien.
Te siento y sueño.
Cierro los ojos y te encuentro.




Beso de amor,

01 febrero 2007

Haciendo cuña

Mi profesor

Y nevó.
Y las pistas se cubrieron con el manto blanco que invitaba a disfrutarlas.
Y allí llegué yo.
Era mi primera vez. Esquí de fondo.
Eso sí, con profesor particular. ¡Menuda gozada!
El bosque, tranquilo hasta mi llegada, comenzó a despertarse, más que nada, por los gritos que yo daba. Supongo que era una mezcla de muchas sensaciones: el esquí en sí mismo, el miedo, la excitación, mi tentadora risa, tener delante mío el culo más perfecto de todos los dominios, con esos movimientos tan sumamente armoniosos..., era como verlo danzar sobre nata.
Creo que nunca llegaré a hecer esos movimientos con mis esquíes, pero la verdad que es algo que no me preocupa en absoluto.
El interés de que yo esquíe, es precisamente él.
Os contaré el mejor momento del día.
Es uno de esos momentos que creo que nunca se va a borrar de mi memoria, aunque formatee mi mente alguna vez.
Intentaba seguir la técnica que él me había explicado pero de repente llegó una bajada. Tenía que hacer una cuña amplia e ir frenando, pero llegó un momento en que no podía controlar la velocidad, me invadió el miedo y me colé entre sus esquíes, por su espalda. Me así a su cintura y él abrazó mis manos y bajamos esquiando, yo dentro de él (por una vez era al contrario, ja ja), disfrutando del paisaje, de él...



No me había sentido tan protegida desde que estuve en el vientre de mi madre
Creo que me encanta esquiar...
En este blog cuelgo imágenes que encuentro por la red. Si al autor o autora de alguna de ellas le molesta que así lo haga, sólo tiene que hacérmelo saber y las quitaré de inmediato. Gracias.

¿Quién es Aprendiza?

Mi foto
Aprendiza de risas, de la vida, del arte de amar, del mundo, del universo, de ti si deseas compartir conmigo. Para los amigos, Aprendiza, sin más.