Si estás ocios@, al final de esta página puedes entretenerte con los rinconcitos que a mí me entre-tienen encandilada


29 mayo 2007

PRIMER CUMPLE BLOG ...porque sois la continuación de mis posts, de mis pensamientos...



A pesar de que entro casi todos los días en esta página, se me ha pasado celebrar mi primer cumpleblog. Así que con retraso, como casi siempre, os invito a esta pequeña fiesta-homenaje.

Quiero agradecer las risas que me regala MIKEL, la originalidad de sus fotos, esa vida que vomita al blog y que consigue alegrarme el día.

La FANTASÍA que despide mi dulce niña, la que se me fue al otro lado de España, pero que la siento cerca y este medio me la adosa a mi piel y a mi corazón.

A NUSE, la cosita más tierna que anda por este mundo de blogs, una de las más sabias mujeres que he encontrado en el camino de mi vida. Sin sus consejos me sentiría casi perdida.


A PRINCESALIZ que me abraza con sus palabras cuando entra en este rincón.


A mi MAR azul que seguro que embravece y calma como de costumbre y que me envía olas de agua que me reconfortan.


A MI CHICA DE CASTELLÓN que está casi a la salida del túnel que lleva a la felicidad.


A PRU que cada día me concede el placer de disfrutar del arte impregnado de sexo desde su galería de Sexculturas y me envía los besos más variopintos de la red.


A LAONZA que me hace emocinar con cada uno de sus escritos, que vierte la vida en ellos y me regala sus sentires acercándome a su corazón.


Al DETECTIVE AMAESTRADO, con quien disfruto del arte de conjugar las palabras con el sentimiento, de una forma inalcanzable.

A ITOITZ que sabe lanzarse a la vida con sus escritos ofreciéndonos su visión sobre la misma con una pluma tan fina que me hace sentir una gota de agua en el océano de la literatura.


A MONOCAMY, al que echo muchísimo de menos desde su partida, que me hacía reir a carcajadas; que sepa que desde entonces todo esto es un poco más triste.


A ADULTER que con su destreza para unir poesía con sexo despierta cada día mi curiosidad por leerle.


A DR. M, al que echo mucho, mucho, mucho de menos... ¿dónde estás? Seguro que te han fichado en una editorial de sonrisa vertical y estás viviendo del "cuento".


A ELLA con quien me voy de orgía y me lo paso de lo lindo ¡¡¡Muchos éxitos con tu libro!!! Me alegro infinito por tu viernes 25.


A JULIO quien siempre tiene palabras placenteras y de sosiego y me infunde paz.


A AMOR que con su nombre lo dice todo -gracias por aparecer de nuevo-.


A MUCHA que es mucha mujer y me hace un regalo con sus palabras cada vez que le leo.


A ANDY por permitir que pueda navegar por sus letras y encontrar el placer de leerle.


A GREGORIO VERDUGO por sus poemas del envés de las cosas, preciosos.


A TXE por su humor y porque me lanza jovialidad.


A BERNARD porque me traduce sus textos al español, por su generosidad y su arte.


A LUZBEL GUERRERO porque me arranca una carcajada siempre que le leo (sobretodo sus comentarios) y por sus pliñ (s).


A HUMO DE INCIENSO, porque de su rincón cogí una de las fotos más bonitas de mi blog y porque hace feliz a alguien a quien adoro.


A PEKERM4NN por su sinceridad tan gratuita.


A MIKEL (aysss, a éste ya lo había nombrado antes ;-), ¡cómo me mola su... blog!


A CHURRA,


LARA,


TIA COOKIES,


MENTES SUELTAS,


GOLDFINGER,


DENKE,


FELIZ-AHORA,


LESAN MORA y


TODAS y
TODAS Y
TODAS LAS PERSONAS


que me dejáis vuestras impresiones y vuestros pareceres...


Sois vosotros y vosotras los que aportáis parte de la esencia de este blog.


Sin vosotros, seguiría escribiendo solamente en mi cuaderno.

27 mayo 2007

Del revés



Me pregunto... si el arcoiris me infunde paz, me estremece, me esboza una sonrisa, me apea del coche para poder deleitarme contemplándolo...

¿Por qué está dibujado al revés?

¿Porque si no, no podríamos encontrar el tesoro al final del arcoiris?

¿Porque el tesoro estaría tan alto en el cielo que jamás podríamos llegar a él?

Hoy me ha confundido el arcoiris. Regresaba a casa después del finde y de repente, tras una curva, un arcoiris como jamás había visto en mi vida surcaba el cielo de un lado a otro de mi vista. Era nítido, perfecto. Sus siete colores se distinguían a la perfección, trazados como con pincel. Yo iba en mi coche con una mueca exactamente igual a la que tiene el arcoiris en el cielo y...

... el arcoiris me ha dicho muchas cosas. No importa cómo esté mi rostro, da igual cómo vea yo la sonrisa del cielo... sus colores me han dado la alegría necesaria para borrar el dibujo que traía en mi cara, la luz que lo crea se ha colado dentro de mí y me ha inundado... y me he pintado una sonrisa hacia arriba, con los tesoros en el cielo...

22 mayo 2007

... a Bichita...

... que es la niña más jovencita que alguna vez me lee,
la bichita de ojos pizpiretas...



Dibujos de PATRICIA METOLA



feliz feliz en tu día
amiguita que Dios te bendiga
que reine la paz en tu día
y que cumplas muuuuuuuuuuuuuuuchos más

Cuando me enteré que habías cumplido años pensé: ¿Qué podría regalar a una niña como bichita? ¿Qué regalo le podría enviar por Internet? Y pensando, pensando... mirando, mirando... buscando, buscando, encontré un lugar fantástico, lleno de colorines, de niñas de cara traviesa, animalitos de mirada tierna... Es un paraje lleno de ganas de jugar, un sitio repleto de luz con dibujos que más tarde irán a libros que leerán muchos niños y niñas como tú.

La persona que los hace se llama PATRICIA METOLA y tiene una página en Internet donde puedes ver cientos de dibujos suyos.



http://tipika.blogspot.com/

Así que, aunque un poquito tarde te digo:

¡ ¡ ¡ F E L I C I D A D E S ! ! !





A Patricia Metola: mil perdones por no esperar tu respuesta, por mi osadía en "robarte" estos magníficos dibujos sin permiso. Gracias de todos los colores de tu caja de acuarelas. Aprendiza de risas.

16 mayo 2007

Tela de araña



Trepa por la tela de araña


que has tejido con hilos de amor


El postre exquisito


te espera sólo a ti.

08 mayo 2007

EL JARDÍN DE MI VIDA



La pista asfaltada que nos dirigía a las entrañas del valle de Ordesa se deslizaba sinuosa entre las montañas. Una fila de vehículos rompía la tranquilidad del bosque y los pinos que flanqueaban el camino agitaban sus ramas a nuestro paso dándonos el saludo de bienvenida al paraíso.

Apenas eran quince minutos los que separaban a la comitiva que íbamos abriendo paso como grupo explorador y el coche en el que viajaba la protagonista de nuestra historia, Teresa.

Después de conocer a la mujer que nos había facilitado la casa rural y de una conversación sin preámbulos y agitada que se disipó en dos minutos, recogimos las llaves de la casa que nos albergaría por unas horas, y sin prestar atención a la marcha de la dueña, nos pusimos manos a la obra.

Abrimos las contraventanas del piso superior y descolgamos una enorme pancarta que saludaría en unos instantes a la homenajeada. Todos nos escondimos tras los cristales, salvo unos improvisados fotógrafos que lo hicieron tras unos matorrales para inmortalizar el momento. Y esperamos su llegada.

La mentira en la que viajaba Teresa era tan grande que no había un pedacito de realidad que ocupase su conciencia. Ella creía acompañar a la nieta que conducía el coche para comprar un tocado a una diseñadora que vivía en un lugar recóndito del Pirineo. Nada más lejano a la realidad.

El coche rojo destacó sobre el verde del paisaje y al girar la última curva al entrar en el pequeño pueblecito, el resto de los nietos se agitaron bajo las ventanas con la simple intención de encontrar el mejor sitio. La emoción se servía en bandeja de plata.

Sólo abrir la puerta del coche un cumpleaños feliz resonó con eco entre las montañas que nos abrigaban y entonces fue cuando Teresa despertó de su mentira y comenzó a llorar la emoción de la verdad que se descorría como un telón de la película que estaba a punto de comenzar.

Su familia al completo se asomaba por las ventanas, descendían a su encuentro, los flashes se multiplicaban por cada lágrima que discurría por su mejilla y sus ojos no daban abasto para encontrarse con la mirada de alegría de cada uno de los seres que más quería en esta vida.




Nadie quedamos inmune a esa sensación de cosquilleo que recorría nuestros cuerpos, encogiéndonos el corazón en un puño para, en segundos, abrirse de nuevo en carcajadas, lágrimas de felicidad y abrazos efusivos.

A partir de allí las prisas ya no nos persiguieron pero la euforia había hecho acto de presencia. Así que mientras unos visitaban las diferentes estancias de la casa, otros acarreaban con la comida para la cena, los hombres instalaban el karaoke con grandes altavoces que pondrían la nota musical de la velada, los niños ayudaban con las maletas que pronto cambiarían por balones. Era un hervidero de emociones. La algarabía era impresionante, las risas iban de la mano con los gritos y las canciones que tatareaban algunos.

La tranquilidad de ese pueblo había muerto con nuestra llegada. Una casa que yacía callada entre montañas cobró vida y sus habitáculos se llenaron de vida, colores y amor.

Sin esperar a la sobremesa, mientras las mujeres preparaban las ricas viandas para la cena, los más jóvenes entonaban sus canciones en un ensayo de lo que después sería el concierto de la familia de Teresa.

Una gran mesa rectangular nos reunió a los veinte miembros alrededor de platos suculentos que nos quitaron el hambre y nos regalaron la energía para vivir esta irrepetible velada hasta casi el amanecer.

Teresa presidía la mesa con una sonrisa instalada en su cara que aun ahora cuando escribo estas letras debe permanecer allí.

Mientras la comida se arremolinaba por la mesa los más jóvenes improvisaron juegos contagiando a todos los comensales. Hicimos la “ola” tantas veces que la mesa parecía una marea continua y “Que llore lady Gi” se convirtió en el grito de guerra de la noche.

Mi hermana apagó las luces sin previo aviso y uno de los pequeños entró en la sala con una tarta que portaba la dulzura de las ochenta velas. Aprovechando los lloros de Teresa todos sus nietos se dispusieron a su alrededor y le obsequiaron con una pulsera de la que colgaba una poesía que le declamó su nieta mayor. Sus ojos, su mirada, eran la expresión del agradecimiento, la definición de amor. Les miraba a todos, uno por uno, mientras sus lágrimas regaban su rostro al ritmo de “Que llore lady Gi”, cántico que vitoreamos hasta cansarnos.

Y como el miedo nos avisaba de que su corazón podía no soportar tanta emoción decidimos ofrecerle sin interrupciones todos los presentes que habíamos preparado para la ocasión.

Una joya se quedó pendiente de ella en cada lóbulo de sus orejas después de que su yerno y sus nueras le agradecieran el tesoro que se habían llevado con cada uno de sus hijos.

Y por fin llegó el regalo que le habíamos preparado los hijos, un álbum de fotos que en su título rezaba “EL JARDÍN DE MI VIDA”. Fue un honor para mí que mis hermanos me pidiesen que se lo entregase yo a cambio del trabajo que había invertido en su elaboración.


Teresa seguía sentada en la cabecera de la mesa y los demás estaban agrupados a su lado. Me coloqué tras ella y comencé a narrar “El jardín de mi vida”. Fue el único momento de silencio de toda la coche que únicamente era abortado por las exclamaciones de mi madre cuando veía alguna foto inédita para ella, fotos de su adolescencia que habíamos recuperado de álbumes de familia y amigas suyas.

Vi cómo la emoción también se manifestaba en mis hermanos que se contagiaban de mamá con facilidad.

Me di cuenta de que ella no escuchaba la historia que le había escrito, sino que ella misma, de forma espontánea iba comentando las fotos coincidiendo en muchas ocasiones su relato con el mío. Pasaba sus dedos por las fotos como si las abrazase, como si acariciase a todo aquel que en ellas posaba. Nombró a todas las personas que iban apareciendo página tras página.

De nuevo sus nietos comenzaron a entonar el grito de “Que llore lady Gi” y esta retahíla cobró volumen cuando algunos se apoderaron de los micrófonos.

Las viandas dieron paso a los cafés y a las copas y entre wiski y canción la fiesta se calentó hasta altas horas de la madrugada.

Teresa se fue a la cama cuando lo hicimos todos los adultos aunque ella apoyó la cabeza en la almohada absolutamente sobria. Morfeo no tuvo tanto trabajo con sus cinco hijos, pues el alcohol que corría por sus venas se había ocupado de ello al llegar a sus respectivas camas.

Un sol resplandeciente nos despertó a la mañana siguiente entre juegos, fuimos de cama en cama como cuando éramos niños, metiéndonos en las camas de los demás, estirando las mantas, destapando al personal, jugando, y jugando. Salíamos al porche de la casa pero el sol brillante y los efectos de la noche anterior no nos permitían abrir los ojos. Desayunamos todos juntos, como hacía muchísimos años que no lo hacíamos. A pesar de que la casa estaba bien provista de habitaciones, recordamos cómo en nuestra infancia hacíamos cola para ir al baño, oímos los nudillos de nuestros hermanos aporreando en la puerta para que nos diésemos prisa aunque esta vez no teníamos que racionar el agua caliente.

Nos despedimos de la casa tras una foto familiar bajo la pancarta y nos encaminamos a otro pueblo para disfrutar de una magnífica comida. Era un restaurante de comida de autor que nos dio pie para hacer muchas risas sobre el menú.

Tras los postres un camarero le trajo a Teresa un ramos con veinte rosas, cada una con un pétalo atado con rafia en el que estaba escrito el nombre de cada uno de nosotros y como sabíamos que ella iba a estallar en lágrimas, nos adelantamos y le cantamos por última vez el “Que llore Lady Gi”. Los comensales que había en el restaurante se contagiaron de nuestra alegría y nuestras bromas y terminamos todos vitoreándole esta retahíla, todo el restaurante en pie y ella, bañada en lloros de emoción, sólo sabía que decirnos todo lo que nos quería, que nunca se olvidaría de ese día, que no tendrá tiempo para agradecernos nuestro amor.

¿Cómo es posible que no se diese cuenta que lo único que estábamos haciendo era agradecerle nosotros todo el que ella nos había dado y nos daría en lo sucesivo?

Como me decía uno de mis amores hace unos días, ojalá que este álbum esté inacabado por mucho tiempo, que tengamos que adosarle muchas páginas para ir cosiendo retazos de su vida que está por llegar.

02 mayo 2007

...de nuevo tengo tiempo...


¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡ P o r f i n !!!!!!!!!!

¡¡¡¡¡Ya lo he terminado.!!!!!

Hace cinco minutos pegué la última foto

y ya estoy


LIBRE


No sé en qué voy a invertir tanto tiempo

jajajajajajajajajajaja


De repente tengo TIEMPO

prometo escribir más cositas de mis adentros

mis emociones

y

mis sentires.


No sabéis cuántas ganas tengo de escribir...


Iba con el coche y me asaltaban ideas para plasmar en el papel

pero como no disponía de tiempo

se perdían en mi mente


Ahora estaré presta a sacar de mi bolso un papel

y de allí al ordenador.


Lo dicho.

Estoy de nuevo entre vosotros y vosotras.


... Y con tiempo de leeros y saber de vuestras andanzas...

En este blog cuelgo imágenes que encuentro por la red. Si al autor o autora de alguna de ellas le molesta que así lo haga, sólo tiene que hacérmelo saber y las quitaré de inmediato. Gracias.

¿Quién es Aprendiza?

Mi foto
Aprendiza de risas, de la vida, del arte de amar, del mundo, del universo, de ti si deseas compartir conmigo. Para los amigos, Aprendiza, sin más.