Si estás ocios@, al final de esta página puedes entretenerte con los rinconcitos que a mí me entre-tienen encandilada


21 mayo 2006

El artista

- Uyyss, perdón... una llamada [...]
- Uysss, perdón... un mensaje [...]

Él se levantó raudo a contestar la llamada entrante y salió a la calle mientras ella y el resto de los comensales permanecieron en la mesa, esperando a que les pidiesen la comanda de la cena.
Por debajo del mantel, ella abrió su mensaje y, si alguien la hubiese estado controlando, hubiese visto cómo su cara se maquillaba con esa sonrisa de estúpida que se le instalaba en su faz cuando leía algo que provenía de ese hombre que tanto le estaba alterando su vida últimamente. Le llamaremos "su chico".

Justamente cuando introdujo su móvil en el bolso, él entró al restaurante y se sentó en la mesa. La miró y le preguntó:
- El mensaje... ¿bien?
- ¿Y tu llamada? -le replicó ella con otra pregunta, usando un tono de voz lleno de jugueteo, juego que existía desde las ocho de la tarde cuando él apareció en su ciudad para presentar sus últimas publicaciones poéticas y hablar de su obra artística, tanto en el campo de la literatura como en el de la música. Se trataba de un artista, con una amplia trayectoria musical, con una gran discografía en el mercado, con unos cuantos libros de poesía, pero sobretodo, con un atractivo fisico y personal que fue lo que más le atrajo a ella.

- Bien, bien, mi llamada... una llamada normal, ¿y tu mensaje? ¿interesante?
- Creo que te podría molar más a ti si lo leyeses- le espetó ella, poniendo tonos especiales en su voz y utilizando esos movimientos que imagináis las mujeres que me podáis estar leyendo.
- ¿...ah si? ¿Y por qué debería gustarme a mí?- preguntó el artista ofreciéndole una sonrisa llena de curiosidad.
- Espera... te leo las dos primeras líneas del mensaje - le contestó ella mientras sacaba el teléfono y abría el mensaje, y empezó a leer - "¡mierda! me encanta ese poeta, leí tarde el mensaje, ¡mierda!"
Con una amplia sonrisa en la boca, llena de picardía, le explicó que a mediodía le había enviado un mensaje comunicándole que venía a la ciudad un importante artista para hablar de su obra.
Él, lleno de orgullo, pues, aunque sea un artista de renombre, a nadie le amarga un dulce y el ego crece y crece al comprobar que gustas a la gente, aunque seas consciente de tu categoría, le pidió el número de teléfono del hombre que le había comunicado su pena por no haberse enterado a tiempo del evento.
Ella le dijo que no, que ni de coña le permitía que le llamase, pero debido a la insistencia del poeta le permitió simplemente que le mandase un sms de agradeciemiento.
Fue aquí donde comenzó una velada muy interesante, una cena llena de sueños, unas horas de risas, caracajadas, nerviosismo, emociones,...

- Dame su número de teléfono, por favor -le suplicó él con una sonrisa que hacía las delicias de ella -le escribiré que le agradezco el saber que tengo un nuevo fan en esta ciudad y que cualquier día de estos nos veremos.

Pronto llegaron los platos suculentos que habíamos pedido y comenzamos a cenar entre chistes y comentarios.
Él estaba sentado al lado de su amante a la que había traído para aprovechar al máximo sus momentos de asueto cuando estaba fuera de su ciudad de residencia en la que convivía con su esposa. Ella estaba sentada enfrente de la amante que resultó ser una muchacha muy simpática, un cargo público y político que paseaba su amor prohibido por donde le daba la gana. Le cayó muy bien. Una mujer sin escondite. Aún con su presencia ella no se cortó un pelo en juguetear con el artista que se la comía a besos entre bocado y bocado de ternera. No desperdiciaban ni un instante.

- Por cierto... dentro de unos fines de semana estoy a 100 kilómetros de aquí dando un concierto... podrías decirle a "tu chico" que venga a verme... - intercaló el artista entre bocado y beso - ¿te parece bien?
- ¿Cómo? ¿Cantas el día 13? - pregunté alucinada
- Sí, el sábado a la noche... se lo podrías decir.
- ¡¡¡Joooo!!! ¡Qué casualidad! ¡Es su cumpleaños! - dijo rebosando asombro por la coincidencia.
- ¡Perfecto! Os dejaré dos pases en la entrada del concierto a vuestro nombre- y siguió cenando mientras ellale miraba con una cara de felicidad que no os podéis imaginar.
- ¿Que nos regalas dos entradas? ¡¡Joooo, me estoy emocionando!! Tú no lo entiendes... pero para mí esto no es lo habitual... qué bien, dos entradas para tu concierto, no me lo puedo creer!!!

Mientras masticaba la carne le miraba con una sonrisa que se la hubiese comido a besos, pero ahora ya no entraba en juego esa atracción física que lehabía despertado al conocerle, era de agradeciemiento, él no podía imaginar lo que le estaba provocando sentir en esos momentos. Le estaba regalando un sueño y ese sueño había comenzado ya en esa maravillosa velada.
No podía dar crédito a lo que estaba viviendo.
¡¡Una entrada para su concierto el día del cumple de "su chico"!!

Tras un trago que le propinó a su copa de vino le preguntó:
- ¿Cómo es "tu chico"? ¿Es tímido?
- Sí... sí que lo es... ¿por qué? - le preguntó
intrigada.
- Le podríamos cantar el cumpleaños feliz en el concierto... podrías subir al escenario conmigo y cantárselo los dos juntos.
- ¿¿¿Cómoooo???? ¡Estás loco! ¡Ni loca! ¡Me muero de la vergüenza!

Él se reía ahora a carcajadas y le miraba disfrutando de su cara de asombro, de sus mejillas que se iban tiñendo de rojo por momentos... estaba disfrutando con su disfrute. Lo sabía.

- Bueno, "tu chico" se va a acordar de su cumpleaños. Tienes que enterarte de sus temas preferidos y los incluiré en mi repertorio - dijo, mientras se limpiaba con la servilleta, el aceite que le asomaba por las comisuras de la boca.
- ¿Por qué quieres saberlos? Eres muy curioso, ¿no?
- Es simplemente por saber qué canciones seleccionar para este concierto y dedicárle a él alguna en concreto de sus favoritas.

Ella no cabía en sí, cada diálogo del artista le elevaba como al cielo, creía estar sobre una nube, flotando entre algodones, muy blanditos, era como tocar un poco los pies de los ángeles. De vez en cuando se le iba la mente al momento de poder contarle todo esto a "su chico" y se volvía loca por sus adentros.
No os he dicho que entre ella y "su chico" no hay nada, salvo una película maravillosa que ella va tejiendo conforme van pasando los días, las semanas y los meses... desde hace un año. Sólo existen las percepciones de ella, las ilusiones, cada día más grandes, ese deseo de ser amada por él.
Con este "regalo" que le estaba proponiendo el artista, ella soñaba y soñaba entre la ensalada de foie y los trozos de verduritas a la brasa que le robaba de vez en cuando a la amiga que estaba sentada a su izquierda.
El artista le dio su número de teléfono y su dirección de correo electrónico y se citaron para concretar todo lo referente a ese sábado:

- Me llamas dos o tres días antes y te digo la hora del concierto, ¿vale? Creo recordar que me toca cantar un poco tarde, asi que, ¿te apetece que cenemos juntos, "tu chico", nosotros y mis músicos?
- ¡Maravilloso! !No puedo creérmelo... ahora el pack también incluye una cena! ¿Estás seguro de lo que dices? ¿Nos estás invitando a cenar?
-¡Claro, eso mismo he dicho, lo has entendido perfectamente - contestó acompañando sus palabras de un tono lleno de cariño.

La cara de ella debía reflejar tan francamente su asombro, que el resto de los que la compañaban en la cena disfutaban con ella y compartían su alegría.
Podría deleitaros con comentarios que intercambiaron artista y dama impresionada, pero llenaría unas cuantas páginas.
Tan sólo deciros que ella soñó durante unas horas y al día siguiente continuó su sueño al llamar a "su chico" y hacerle partícipe de cuanto aconteció en la velada del día anterior.
Ella todavía sueña con ese regalo de cumpleaños, con esa velada fuera de la ciudad, sueña con ir sentada a su lado en el coche, compartir ese pequeño habitáculo por unas horas, ellos dentro, el mundo entero fuera.
Sueña, sueña y sueña.

Espero poder continuar algún día con este cuentecillo, darle un final de cine y morirme de gusto al contarlo.

5 comentarios:

nuse dijo...

No me lo he leido todo porque ya me se la historia...
Mañana es el gran día no???
Esperemos que todo salga tal y como tu esperas, porque ya, lo ultimo que te faltaría...
Besitos
¿Tas mas relajada??????
Muuuacks

aprendiza de risas dijo...

La verdad es que sí que estoy más relajada... Hoy he tenido un día estupendo entre niños y niñas en una actividad de ocio con la que han y he disfrutado muchísimo... ¡No hay nada como ver felices a un gran puñado de críos! ¡Y sentirme feliz yo también, qué caray!
Ahora estoy medio afónica de tanto gritar en las bajadas de las atracciones... esa cosita que te da en el estómago cuando caes a toda velocidad... qué gustito!
Mañana... mañana... le tengo un pelín de miedo... ya se verá. Confío en la buena suerte. Ya te tendré informada.
Besetes,

fantasía dijo...

¡Ay! Primero subes, luego bajas, vuelves a subir, a bajar... mmmm.. ¡qué gustito! ¡Yo también quiero!
No hay miedo, no hay miedo, no hay miedo, no hay miedo: ¿a qué ya no tienes miedo? un consejito de andar por casa: confía en ti, esa es tu suerte.
Más besos

fantasía dijo...

¡Ay! Primero subes, luego bajas, vuelves a subir, a bajar... mmmm.. ¡qué gustito! ¡Yo también quiero!
No hay miedo, no hay miedo, no hay miedo, no hay miedo: ¿a qué ya no tienes miedo? un consejito de andar por casa: confía en ti, esa es tu suerte.
Más besos

aprendiza de risas dijo...

Intento confiar en mi suerte Fantasía, pero... no siempre depende todo de mí...
En estos momentos de mi vida hay una cuestión que me preocupa mucho, muchiiiiiiísimo, y no depende de mí, te lo puedo asegurar. Estoy intentando digerirla y aprender a vivir con ella, a aceptarla.
En la otra cuestión, la respuesta tampoco depende de mí y, aunque me gustaría que fuese positiva, que fuese lo que yo deseo, intentaré seguir siendo feliz si es al contrario. Simplemente no es algo vital para mí, por ahora se queda en el estadio del deseo.
Besetes mi niña,

En este blog cuelgo imágenes que encuentro por la red. Si al autor o autora de alguna de ellas le molesta que así lo haga, sólo tiene que hacérmelo saber y las quitaré de inmediato. Gracias.

¿Quién es Aprendiza?

Mi foto
Aprendiza de risas, de la vida, del arte de amar, del mundo, del universo, de ti si deseas compartir conmigo. Para los amigos, Aprendiza, sin más.