Si estás ocios@, al final de esta página puedes entretenerte con los rinconcitos que a mí me entre-tienen encandilada


19 diciembre 2006

Danzando sobre las aves


Son más de las cinco de la tarde.
El sol tiene frío y recoge sus rayos por el horizonte para dormirse hasta el día siguiente, pero mientras se pone el pijama su luz me permite disfrutar de una estampa preciosa que se repite cada atardecer.
Miles de pájaros regresan a sus nidos para resguardarse de la gélida noche.
Eligen un bosque cercano a un viejo hospital de mi ciudad.
Yo estoy sentada en mi coche y, al mismo tiempo que suenan los acordes de un tema de Vangelis, comienza el espectáculo.
Los coletazos del sol que se despide de hoy tiñe de rojos el cielo y, como una obra de puntillismo, aparecen los protagonistas navegando por el aire.
Son bandadas muy numerosas de estorninos que dibujan nubes en mi horizonte, nubes que se alargan, se encogen, vuelan como con plomos, rápidas, suben y caen en picado…
Todos los miembros danzan al mismo compás.
¿Cómo es posible que ninguno se equivoque?
El número acrobático está servido, es perfecto. Estoy gratamente embobada.
Sobrevuelan el bosque dormidero, marcan sus territorios, se relacionan y juguetean antes de ir a la cama.
El taxista de lluviosas noches de cine me regaló este domingo la entrada para esta función.
Hoy, cauta, he tomado asiento en primera fila.
Os invito a que hagáis lo mismo. Elegid el rincón apropiado de vuestra ciudad, dejad vuestra mente libre e id a volar con ellos. Posad vuestro cuerpo sobre una de las bandadas. Seréis mecidos sobre los árboles, contorneándose vuestro cuerpo, como virajes realiza la bandada.

5 comentarios:

fantasía dijo...

Me habló el taxista de lluviosas noches de esos bailes en el cielo. ¿Recuerdas cuando paseábamos cerca del castillo? Vimos una bandada sobrevolando el cielo, y yo comenté, que cuando era pequeña y le preguntaba a mi madre por qué los pájaros volaban en grupo, ella me decía que estaban de boda o de bautizo si era menos numeroso. Supongo que por eso van juntitos: porque están de fiesta celebrando que están vivos...
Un besito intempestivo

Anónimo dijo...

Hay maestri.. que suerte tienes... Yo a veces lo único que veo son taladradoras, agujeros, obreros de aqui para allá, sin embargo pero me gusta mi barrio... en fin que suerte que hayas tenido ese momento, a lo mejor se confabularon para darte una alegría!!!
besos
laonza

PrincesaLiz dijo...

Lo primero que dije cuando ví la foto fue "que bonito"... y recordé las veces que he visto a los estorninos volando en nuestra ciudad. A mí también me encantan.
A ver si los compartimos un día... si no, los disfrutaremos desde donde estemos y luego nos contamos la delicia que es volar con ellos.
Un besito volador.
Liz

Mikel dijo...

Forman numerosas bandadas de millares de individuos. Son de color negro con pintas de color pardo oscuro, aunque tienden a mimetizarse entre la poblacion. Desde la llegada del otoño decenas de miles se instalan en los mejores lugares de las ciudades y pueblos de la península Ibérica y otros paises europeos. La superpoblación de estas aves ha llegado a convertirlas en una plaga difícil de combatir, aunque afortunademante esta remitiendo. Se les ve, sobre todo, al atardecer, poco antes de finalizar la puesta de sol ocupando la próximidad de plazas y parques. Como si se tratase de imágenes de la película “Los Pájaros” de Alfred Hitchcock, asumen conductas de grupos compactos formando nubes de color negro y crean líneas de poder oscuras, todo ello acompañado de una fuerte algarabía de sonidos sobre todo en determinados medios de comunicacion como la Cope y la Conferencia Episcopal.

mar dijo...

besitosdelaspalabrasestánenelfondodeunmar ,

En este blog cuelgo imágenes que encuentro por la red. Si al autor o autora de alguna de ellas le molesta que así lo haga, sólo tiene que hacérmelo saber y las quitaré de inmediato. Gracias.

¿Quién es Aprendiza?

Mi foto
Aprendiza de risas, de la vida, del arte de amar, del mundo, del universo, de ti si deseas compartir conmigo. Para los amigos, Aprendiza, sin más.